“No podemos mentirle a la gente que con una nueva constitución se van a solucionar sus problemas”

A 12 años de su última aventura electoral, Carlos Ominami Pascual vuelve a la arena política para postular a la Convención Constitucional por el Distrito Nº6, en un cupo del PPD. El ex senador por la otrora 5ª Circunscripción Cordillera de la Región de Valparaíso y ex ministro de Economía, en el gobierno de Patricio Aylwin, afirma que siempre mantuvo en alto las banderas de una nueva Constitución, incluso después de la reforma constitucional de 2005. Y en un análisis del actual escenario político, acusa al Frente Amplio de soberbia, mientras fustiga al Partido Comunista por equivocar el camino al convertir la elección de constituyentes en una forma de resolver la disputa por la hegemonía de la oposición.

 

Frente a su nuevo desafío eleccionario, apuesta a que sus 16 años como parlamentario por la zona y los lazos que aun mantiene con amigos y autoridades, sumado a su conocimiento de problemáticas regionales, lo ayuden en la competencia.

 

-¿Qué lo lleva a postular a la Convención?

-Me lleva el hecho d que se trata de un proceso que ha sido el ideal de toda mi vida, desde los 80 hacia delante, donde levantamos la idea de una nueva Constitución y de una asamblea constituyente. He mantnido permanentemente en alto esa bandera, lo hice incluso cuando se aprobaron en el Senado las reformas constitucionales del 2005. Dejé claramente establecido que las reformas eran importantes, pero que no clausuraban la posibilidad de enfrentar un proceso constituyente. Porque siento que puedo aportar ideas y siento que puedo aportar a congregar voluntades en estas 26 comunas del Distrito 6.

 

-Usted fue senador por la zona interior de la región, pero ¿qué conexión tiene hoy con el Distrito Nº6? ¿Vive acá?

-Tengo una vinculación con la zona que en muchos aspectos he mantenido, no con la intensidad que tenia cuando estaba en el Parlamento, pero tengo una continuación, voy de veraneo, tengo mucho contacto con amigos que son alcaldes, que han mantenido una vinculación conmigo, el caso de Nelson Venegas, en Calle Larga, el caso de Mauricio Viñambres, en Quilpué. Actualmente tengo residencia en Santiago.

 

-¿Cómo podrían solucionarse, en parte, los problemas que tiene el Distrito Nº6 con una nueva Constitución?

-En esto hay que ser claro en una cosa: una Constitución lo que establece es un sistema de reglas del juego, pero no el juego mismo. Aquí no podemos mentirle a la gente en el sentido que con la redacción de una Constitución se van a solucionar sus problemas. Aun así, creo que varios de los problemas de la región pueden ser enfrentados con nuevas reglas del juego. ¿A qué m refiero con esto? Por ejemplo, con el tema del agua. Hay que dejar claramente establecido que el agua es un bien nacional de uso público, hay que rechazar la privatización y su utilización como un negocio. Hay problemas con la seguridad y la delincuencia, por lo que la Constitución tiene que establecer el carácter profesional y especializado de las fuerzas policiales. También es importante para las 26 comunas enfrentar el doble centralismo, de Santiago y de Valparaíso. Junto al diputado Juan Bustos fuimos los principales impulsores de la creación de la Provincia de Marga Marga.

 

-¿Cuáles son los principales lineamientos que debería tener una nueva Constitución?

-Tres grandes cosas. Extensión de los derechos sociales, pero que sean exigibles y cumplibles. Hoy día la Constitución establece el derecho de las personas a irse por una salud pública o una privada, pero no establece un piso digno de salud, y tampoco hace lo mismo en educación. Hay que establecer una salud digna como derecho y buscar mecanismos que permitan el cumplimiento y exigibilidad. Es muy importante que la Constitución chilena rompa con la tradición latinoamericana, donde se establece un establecimiento retórico de derechos, pero que finalmente es letra muerta. Me interesa una segunda línea con todos los temas de regionalización y descentralización. La Constitución tendrá que habilitar nuevas facultades para las regiones y gobiernos regionales. Es muy importante la transformación de los municipios en verdaderos gobiernos comunales, con más atribuciones y más recursos. Por último, debemos salir del presidencialismo y pasar a un régimen semipresidencial. Así terminamos con el drama como el del gobierno actual, que no tiene mayoría en el Parlamento.

 

-Usted dijo que aspira a estar en la Convención para, entre varias razones, “recordarles a los soberbios que la historia no comienza con ellos”. ¿Quiénes son los soberbios?

-Dije que el Frente Amplio ha pecado de soberbia. Creo que ellos han hecho tabla rasa de las tremendas dificultades que ha tenido la transición chilena, Algunos de ellos han buscado construir sobre la base de una critica que me parece ha sido implacable e injusta respecto de la transición. Yo soy un crítico de la transición, fui víctima de las propias discrepancias que tuve. Me fui de la concertación el año 2009, pero no puedo aceptar que se desconozca todo lo que se hizo y las luces que sostuvimos en los 80, en la época en que luchar significaba arriesgar la vida. Con respecto al tema de las listas, me parece que el Partido Comunista se equivocó medio a medio cuando argumentaron que varias listas generan más votos. Es cierto que generan más votos, pero generan menos escaños.

 

-¿Por qué la oposición está fragmentada?

-La respuesta no es tan sencilla. Creo que desaparecieron los liderazgos naturales, como el de Michelle Bachelet, particularmente en el segundo periodo. Creo que además surgieron proyectos distintos. Me parece que un aspecto muy importante de la división es que las posiciones neoliberales penetraron muy fuerte en la oposición. Fui de los impulsores del famoso debate entre autoflagelantes y autocomplacientes. Creo que el silenciamiento de ese debate tiene gran responsabilidad en todos los acontecimientos posteriores. Si se hubieran hecho las rectificaciones que en eso momento se planteaban, las cosas hubieran sido distintas.

Fuente: El Mercurio de Valparaíso, luns 18 de enro de 2021